Impacto

Las caídas accidentales son una de las causas principales de lesiones entre los adultos mayores. En concreto, las fracturas de cadera constituyen la única lesión más común que provocan las caídas en pacientes de entre 65 y 74 años de edad. Los análisis biomecánicos muestran que la fuerza máxima sobre la cadera en una caída es cerca de tres veces mayor que el peso del cuerpo. Esto se puede reducir casi a la tercera parte mediante un dispositivo de protección. El dispositivo debe poder absorber y disipar la energía del impacto, además de ser lo suficientemente cómodo como para usar a diario.

La evaluación del rendimiento de un protector de cadera se lleva a cabo mediante la simulación de una caída con un sistema de ensayo de impacto. Mediante la especificación del peso de cruceta, la altura de caída, la velocidad y la aceleración, la configuración del ensayo puede diseñarse para reproducir con precisión las fuerzas que se producen durante una caída. Cuando un fabricante de estos dispositivos de protección nos pidió una solución de ensayo, se recomendó el sistema de ensayo de impacto CEAST 9350.

El sistema de ensayo CEAST 9350, con la opción de alta energía, permite establecer todas estas configuraciones, y cuando se usan el software de Impacto visual y el Sistema de adquisición de datos (DAS) con un dardo instrumentado, se simplifican las mediciones de la carga máxima, el tiempo para la carga máxima, el tiempo hasta el fallo, el tiempo total, la energía del impacto y la energía para la carga máxima. Un accesorio de sujeción personalizado de plato plano y la inserción de un dardo de 76 mm (3 pulg.) de diámetro permitieron que el fabricante duplicara una configuración distinta del suelo.

Los resultados de estos ensayos ayudan a los investigadores e ingenieros a diseñar dispositivos de protección y permiten que los médicos receten estos dispositivos de forma adecuada para evitar lesiones en los pacientes.

Opciones de ensayos